VIRGEN DE LA AMARGURA

 

La imagen de la Soledad bajo la advocación, desde 1990, como “Virgen de la Amargura”, resulta ser, con mucha probabilidad, la imagen titular de la devocional y extinguida cofradía de Nuestra Señora de la Soledad que tuvo altar y retablo propio en la iglesia parroquial de San Martín de León.

La Virgen de la Amargura presenta la particularidad de no ser una imagen de vestir, sino que se encuentra tallada en su conjunto. Procede de la escuela vallisoletana de escultura, muy probablemente realizada en 1682 y atribuida por los profesores Fernando Llamazares y Jesús Urrea a Juan Antonio de la Peña, autor del Santo Cristo de la Agonía de la cofradía de Jesús Nazareno de Valladolid en 1684.

En 1991, la Virgen de la Amargura estrenó un nuevo trono, realizado en gran medida en madera de nogal por los talleres municipales. Lo destacado del trono es que en el año de su realización, la cofradía encargó a José María Ampudia unos relieves que se sitúan en el conjunto, una obra destacada de cinco tablas con temas de la Pasión de Cristo, que representan en el frontal del paso la Sagrada Cena, el lateral derecho el Encuentro de Cristo con las Santas mujeres camino del Calvario, y la ayuda del Cirineo camino al Nazareno, y en el lateral izquierdo a Cristo Crucificado entre los ladrones, y el Descendimiento situándose en la parte posterior, el emblema de la cofradía.