NUESTRA SEÑORA DE LA PIEDAD

 

La Virgen Dolorosa de San Martín mostrando el cuerpo muerto y lacerado de su hijo fue Piedad Franciscana en su origen, y realizada por Luis Salvador Carmona en 1750. Sin embargo, tras la desamortización de Bienes Eclesiásticos, en 1837, la Virgen de la Piedad fue instalada en la iglesia parroquial de San Martín, donde sufrió un severo incendio que calcinó su policromía y parte del exterior de la madera tallada por Carmona, además de quedar destrozados los rostros de de la Virgen y de Cristo. Esto sucedió el 4 de febrero de 1948 y fue el motivo por el que el autor de la imagen que ahora podemos apreciar sea el escultor y restaurador Antonio Cruz Collado, quien entregó la renovada imagen de Nuestra Señora e la Piedad en el año 1949, para salir en la procesión del Santo Entierro de la cofradía Minerva y Vera Cruz, hermandad que comenzó a contar con ésta bellísima talla parroquial para su procesión desde el año 1939, sin tener claro que también pudiese haberlo hecho en 1937.

Sabemos que la hermanad de la Vera Cruz se trasladó a la iglesia de San Martín en 1837, puesto que desde allí comienza a salir la procesión del Santo Entierro los años impares, por lo que la Piedad franciscana debió seguir el mismo camino y desde entonces, también se encuentra al culto con su retablo en la citada iglesia.

El 25 de noviembre del año 2000 se conmemoró el 250 aniversario de la Virgen de la Piedad con diversas ponencias a cargo de braceros del paso de la Virgen y hermanos de la cofradía, una comida de hermandad, y una solemne misa oficiada por el Obispo de León Antonio Vilaplana Molina. Posteriormente, el 1 de abril del año 2001 el citado Obispo bendijo una nueva corona que fue colocada por el Alcalde de la León, Mario Amilivia. Esta corona fue sustituida posteriormente por otra, la actual, de menor peso y tamaño, que fue donada por un hermano de la cofradía en el año 2009 y realizada en los talleres de orfebrería Orovio de la Torre en Ciudad Real.

Las andas sobre las que los braceros de la Piedad portan a la Señora de San Martín son de madera de nogal talladas con relieves y calados neogóticos, en el frente figura el escudo de la cofradía, flanqueado en un lateral por una corona de espinas y tres clavos, y en el otro lateral un martillo y unas tenazas. En la parte trasera se sitúa una orla de la Junta de Seises en 1971 año de finalización del mismo y obra del tallista leones Amado Fernández.