SAN JUAN EVANGELISTA

 

En 1951 la cofradía de Minerva y Vera Cruz estrenó para su procesión del Santo Entierro un nuevo San Juan, para la procesión del Santo Entierro, realizado por el escultor e imaginero Federico Collaut-Valera en su taller de Madrid, en sustitución de otra imagen del Evangelista, mal conservado en la actualidad, que presenta una chapita con el nombre de Pío Moliner y había sido adquirida y donada a la cofradía de la Vera Cruz en 1929 por el abad de la hermandad.

Como peculiaridad, durante su presentación en los salones de la Diputación Provincial de León, San Juan sostenía el libro de los Evangelios con la mano izquierda, y la pluma en la derecha, representando así el testimonio escrito que el joven evangelista reflejó en las Sagradas Escrituras, sobre la vida, muerte y resurrección del Salvador. Sin embargo, desde su primera salida en el Santo Entierro de 1951, portaría durante la procesión y como lo ha hecho hasta el día de hoy, un sudario por deseo expreso de su autor, que buscaba simbolizar a San Juan en el monte Calvario.

La imagen se dispone en el mismo trono en que se saca en la procesión de la Virgen de la Amargura la imagen de Nuestro Señor Jesús de la Salud, sobre el que se han realizado múltiples añadidos, como los faroles inferiores de metal dorado y adquiridos a los talleres de Orovio de la Torre en Ciudad Real, así como diversas reformas, la última por Manuel López Bécker en el año 2011.